sábado, 14 de marzo de 2015

EXÓSTOSIS SUBUNGUEAL. Clase magistral de B.Basas.

Exóstosis subungueal por cirugía MIS


Exóstosis ungueal.
La mujer padecía de una exóstosis subungueal. Iba con frecuencia al podólogo pero dice que le seguía doliendo igual, que solo mejoraba unos cinco días después de cortarle la uña y rebajarla.
Podéis observar en estas dos primeras fotos que en la zona distal de la uña en su parte central (zona de máximo dolor) hay una zona sobre elevada, con algo de hiperqueratosis y donde está la uña levantada hay un color amarillento. Esto no es onicomicosis y he visto en muchos sitios que ven una uña de estas características y la tratan como uña micótica o de otro tipo pero sin saber lo que el paciente tiene. En muchos países se limitan a limar, reblandecer la uña, recortarla, darle potingues, pomaditas, ungüentos, etc, etc. y no saben lo que hay de fondo y lo malo, es que se creen que están haciendo bien o que están solucionando el problema. De momento el paciente puede sentir alivio pues se le quita la presión de la zona, pero es pan para hoy y hambre para mañana y la gran mayoría de los pacientes demandan una solución definitiva y ojo, no quieren que se les derive, quieren que se lo resuelvas "TÚ", QUE PARA ESO ESTAMOS LOS PODÓOGOS.
Pues bien, volviendo con el caso, le hago una placa a la paciente a la cual miro por el fluoroscopio y vemos que tiene una buena exóstosis subungueal, la cual está levantando la uña y con la presión que ejerce la exóstosis y el zapato sobre la uña, hacen que esta se decolore o se coloree con ese color amarillento, y a veces una coloración pardusca y enrojecida.
Creo que en Perú voy a tener varios casos para operar cuando vaya en Mayo y las compañeras que me han preparado los casos lo verán claramente.
Podéis observar además, que la paciente presenta un ligero Hallux extensus, posible consecuencia de la aparición de la exóstosis debido a la presión y los microtraumatismos con el calzado.
En este caso decidí operar a la paciente por MIS, una cirugía muy sencilla, fácil de realizar y que no requiere mucha infraestructura, equipación, ni material, pero sí cosas imprescindibles, entre ellas, el conocimiento.
Me he llevado varias veces las manos a la cabeza cuando he visto que casos similares los estaban tratando como si fuesen otra patología, y todo por no tener los conocimientos básicos sobre patologías básicas y claro, ni se molestan en hacer una radiografía, o en pedir una radiografía, ni lo que es peor, sin tener observación clínica.
Para este tipo de cirugía no es necesario poner anillo de isquemia ni isquemia de ningún tipo.
Realizamos una pequeñita incisión con una hoja de bisturí beaver 67, incisión no mas ancha que la propio hoja, solo unos milímetros.
Me introduzco de piel a hueso, hasta tocar la falange.
Por la mínima incisión introduzco un pequeño escoplo cortante y despego todo el tejido que cubre dorsalmente la falange. Desperiostizo y hago un hueco para introducir posteriormente una fresa.
Fijaros lo mínimo de la incisión.
Introduciendo el escoplo.
Midiendo hasta donde he llegado, todo el dorso de la falange distal.
Realizo movimientos en abanico para despegar todo tejido de la falange.
Estas fotos las hizo mi hermana Carmen y las hizo bastante bien, un poco lejos, tenía que haber acercado mas la imagen, pero están nítidas, bien enfocadas y se observa bien todo el proceso.
Una vez dejada libre la falange, introduzco una fresa Shanonn 44 corta.
Con el micromotor quirúrgico con reductora Osada, freso todo el dorso de la falange.
El fresado se realiza con muy pocas revoluciones pero con potencia, controlando en todo momento los movimientos.
También realizo movimientos en abanico de un lado hacia el otro para fresar todo el dorso de la falange, no solamente la exóstosis.
Intento quitar mas hueso del que sobresale y dejar la zona biselada para evitar en todo lo posible las recidivas.
Como se puede ver, no sangra casi nada en este caso. El sangrado fue mínimo.

Cuando notamos que la superficie está lisa realizamos control con el fluoroscopio.
Nos guiamos con el fluoroscopio para ver si estamos dejando bien la zona.

Zona dorsal y distal totalmente limada, sin rastro de la exóstosis.
Apretamos para sacar todo resto óseo. Sale como pasta dental, espesa.
Lavado a presión hasta que sale el suero limpio.
Imagen de la falange con la exóstosis antes de operar.
Imagen post operatoria
Mi fluoroscopio, el cual me ha dado un juego tremendo y pocos problemas, tan solo uno un poco largo de solucionar pero FM Control me lo solucionó.
En el hospital tenemos otro de otra marca con mucho más campo y más prestaciones.

(Fuente:http://podobasas.blogspot.com.es/)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blog Independiente de los Podólogos de la Región de Murcia.